miércoles, 30 de enero de 2013

Proyecto Adictos a la escritura: El fin del mundo frustrado

Hola a todos como están feliz miércoles al fin puedo participar de nuevo en Adictos a la escritura creo que desde agosto que no participo pero con un día de retraso por fallas técnicas no pude publicarlo ayer así que sin más vueltas aquí esta mi relato espero que les guste.

Luchando entre dos mundos
Durante siglos en nuestro mundo han existido fuerzas puras que mantienen la paz y tratan de ayudarnos actuando de forma imperceptible y salvándonos de miles de peligros. También han vivido y aún viven aquelarres de seres indeseables que absorben la energía vital de los desprotegidos. Todo este tiempo siempre ha habido un inmemorial conflicto entre ambos, por esto han nacido individuos fuera de lo común en cada generación de clarividentes que llevan en su esencia la misión de acabar con el enemigo.
―Han pasado más de cien ciclos lunares completos desde que nació el último escogido. ―dijo la anciana líder, mientras sus cabellos se movían al viento, la hoguera en el centro del grupo le otorgaba una apariencia mística―.Todas saben que mi tiempo se termina, la revelación de mi remplazo se acerca, aquella mujer pura e incorruptible merecedora de llevar en sus venas el liderazgo y la templanza para guiar al clan y al futuro escogido para destruir  a Oroan y su aquelarre.  El clan de Pennsylvania, uno de los más pequeños y fuertes de toda América llevaba un gran tiempo esperando la llegada del escogido, pero por alguna extraña razón ninguna de las diez clarividentes tuvo la oportunidad de engendrarlo, ninguno de los hombres era el indicado, debía ser alguien muy especial, todos eran demasiado ordinarios…

La larga espera llegó a su fin la semilla de un nuevo ser estaba dentro de Clarisse, la más joven del clan. Ella, cegada por el amor se involucró con la persona menos indicada. El líder del aquelarre enemigo.
Creo que estoy embarazada le dijo mirándolo a los ojos, proyectaba mucha seguridad pero en realidad quería salir corriendo.
―¿Embarazada? repitió Oroan horrorizado.
―Pero esto no es posible, no podemos, no…
Ella no sabía que hacer las lágrimas bañaban su rostro impidiéndole hablar, cuando se calmó hizo lo que tenía que hacer pronunció dos palabras.
Debemos separarnos   su voz sonó renovada como si proviniera del mismo centro de su ser.
Te amo le dijo él en un susurro.
Clarisse creyó escuchar el sonido de sus corazones partiéndose en dos mientras lo veía alejarse.                                                                                                                                                                                                   
Oscureció pronto, congregadas alrededor de la hoguera esperaban ansiosas la revelación de quién sería la nueva líder. Para saberlo la antigua cabecilla utilizó el antiguo arte de la alectomancia, después de dibujar un círculo en el suelo con las letras del alfabeto trajo en sus brazos un lozano gallo, él sería quien diera la revelación, ella lo colocó en el piso y él comió los granos de maíz que estaban frente a las letras, una a una fueron quedando vacías, primero una C, una L, una A, una R… La anciana finalmente habló.              
―La revelación nos ha sido dada la nueva líder es Clarisse.                                                                                                                  Todas se sorprendieron ¿cómo era posible que ella fuera la líder?, la más joven no, no era cierto. Disimulando su asombro y su enojo las mujeres la aplaudieron. La aludida pasó al frente de sus compañeras para incrementar sus poderes con los de su predecesora. Cuando sus manos se tocaron un brillo dorado la iluminó entera y en su vientre se posó una mariposa morada.
―Ella es ―gritó la anciana― Ella es la procreadora de la elegida.
Cuando terminó la frase nadie pudo reaccionar a lo que sucedió. La exlíder se desintegraba poco a poco sus pies ya no estaban, su cuerpo rápidamente se transformaba en miles de luciérnagas.
Los meses pasaron aprisa y el vientre de Clarisse ya estaba listo para expulsar a la pequeña. Sally nació en una noche de tormenta, era hermosa con unos enormes ojos celestes y cabello negro. Sus poderes no tardarían en aparecer cuando tenía seis años en las noches despertaba gritando.
―Mami prende la luz ―decía ella asustada.                                                                                                              ―Tranquila Sally aquí estoy, cuéntame que viste ―decía ella mientras acariciaba su cabecita.                                                                               ―Fue horrible, había un señor y se lanzaba de un puente ―dijo llorando― ¿Por qué veo esas cosas raras?, no entiendo, ayúdame, me dan miedo.                                                                                                                    ―Tú no eres como los demás, eres clarividente                                                                                                            ― ¿Clari qué?                                                                                                           ―Clarividente, significa que puedes ver cosas antes de que pasen                                                                                                            ―Pero no me gusta quiero olvidarlas                                                                                                        ―No puedes, pero… ―en ese momento ella recordó que el arte y la magia tienen una energía común, eso le ayudaría a controlar las visiones― Ya sé mañana entrarás a clases de violín ¿te gusta la música?                                                                                                                   ―Sí, mami, sí ―dijo ella emocionada.                                                                                                         ―Ahora duerme pequeña mañana será un día mejor.

Pero no lo fue sus visiones empeoraban, ella estaba aterrada todo lo que veía se cumplía durante sus primeros once años fueron terribles, haciendo que ella llegue a odiar su don solo habían dos cosas que la calmaba y le daba fuerzas luego de cada desmayo provocado por ellas, eran su violín y su madre, quien siempre estuvo allí para responder a sus preguntas e instruirle pacientemente. La música fue el sedante de su temor y el bálsamo que su ser necesitaba, incluso cuando ella creció, ahora tenía dieciséis años.
Ella levantó la vista y entornando los ojos se vio tendida en el estacionamiento del instituto.
― ¿Estás bien? ―le preguntaron sus amigas.
 ―Sí, solo me desvanecí debe ser algo que comí quizá fue una coincidencia.                                                                                                     «De nuevo estas inútiles visiones, me hacen quedar como tonta»  pensó mientras caminaba a clase de Historia.                                                                                                            Al llegar a casa la cabeza le explotaba y se quedó dormida en el sofá.
«21 de diciembre, 21 de diciembre, 2012, 2012. Ella podía ver claramente esa fecha en su mente. Las imágenes cambiaron, ahora veía a un grupo de entes: genios, fantasmas, gigantes, demonios se apiñaban en un cuarto oscuro.
―Silencio ―dijo una tenebrosa voz, era Oroan― Todo está listo, el 21 de diciembre del 2012 el mundo terminará y nosotros seremos los dueños de todo en él»
El sueño se disipó ante sus ojos, despertó con un sudor frió bajando de su frente. Cuando de pronto llegó su mamá. Sally se apresuró en contarle lo que vio era la misma visión que tenía desde niña, pero algo había cambiado, ahora tenía una fecha exacta. Su momento de actuar había llegado. Era 20 de diciembre.
Sabía que esta misión debía cumplirla ella sola de hecho era la primera y la única aunque su madre trató no dejo que la ayudara. Al día siguiente fue al instituto como cualquier día normal, pero estaba intranquila algo dentro de ella le decía que no debía estar allí, ese no era el lugar en que se libraría la batalla que  decidiría el destino del mundo entero. Una visión fugaz llegó como un destello vio un bosque ahí estaba todo el aquelarre. Apenas empezó el receso salió corriendo y llegó allí, no estaba tan lejos como parecía llegó agotada no había nadie.Pero no por mucho tiempo lentamente llegaron todos ellos y cuando estuvieron completos una súbita oscuridad cubrió toda la ciudad, aunque se encontraba lejos pudo escuchar los gritos de miedo eran apenas las 10:30 de la mañana.
―Sabíamos que llegarías, soy Oroan ―dijo aquel ser sobrenatural de apariencia imponente mirándola de pies a cabeza, sus ojos reflejaron un pequeño reconocimiento ¿conocía a la elegida?
―Pues aquí estoy pero no vine aquí a charlar vine a destruirlos
―Y como se supone que una jovencita insignificante como tú va hacerlo.
―Tengo mis trucos – dijo con una mirada traviesa.
―Eres vidente, cree que no lo sé.
―También soy telépata ―le dijo directo en su pensamiento
Cerró los ojos para concentrarse y gracias a su poder hizo que él sintiera el más grande dolor de su vida su espalda se arqueo por el dolor, al instante sus compañeros trataron de ayudarlo y otros más quisieron golpearla para que pierda su concentración pero ella era mucho más lista y rápida antes de que planearan moverse siquiera ella puso en sus torpes mentes la imagen de que ya habían ganado, delirantes reían acostados en la hierba pobres no sabían lo que les esperaba. Durante años había perfeccionado con la ayuda de su madre este poder secreto era invencible podía destrozar con su mente cualquier cosa en un dos por tres y eso fue lo que hizo mientras todos sufrían su dolor mental no podían defenderse ya que su fuerza era su verdadera debilidad. Ahora estaba decidida a dejarse de jueguitos mentales  sacó a Oroan de su sufrimiento quería que estuviera consiente cuando todo pasara lo miró directo a los ojos, un hilo de sangre empezó a brotar de su sien derecha manchándole el rostro.
―No me hagas esto ― le decía entre jadeos.
Pero ella no escuchaba no se podía dar el lujo de perder la concentración.
―Yo soy, yo soy…. Soy ― decía con su último aliento
―Tú no eres nadie ―dijo matándolo de una buena vez. 
Luego borró la memoria de todos los miembros del grupo para que olvidaran su misión, a ella y a su propio líder. Casi instantáneamente la luz volvió, todos ellos se desintegraron la luz siempre destruye a las tinieblas. Ella había ganado y estaba orgullosa de si misma, no le tomó ni media hora destruirlos, se puso a cavilar sobre su victoria, cuando la voz de su madre la sacó de sus pensamientos.
―Sallyyyyyy ―ella venía corriendo y con lágrimas surcándole los ojos― ¿Qué hiciste?
―Cumplí mi misión, impedí que el mundo fuera destruido, eso era para lo que nací.
―Mataste a tu padre
― ¿Mi padre? Yo solo maté a…. ―de pronto entendió todo, eso era lo que él quiso decirle antes de morir, sintió que un nudo se formaba en su garganta. Toda su vida la vivió con un odio a quien realmente no conocía , quizo volver el tiempo atrás pero ya era demasiado tarde.






  

12 comentarios:

  1. ^-^ YAAAAYYYY estuvooo superrr!!!! ^_^ me encanto pao siempre te la inspiracion para hacer buenos relatos :D
    Att : ELY! :P

    ResponderEliminar
  2. cada vez lo haces mejor sigue escribiendo..!!!..att : AR

    ResponderEliminar
  3. Aaaaaahhhh! menudo final!!!! :O
    Una historia muy original Pao
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato Pao!! Creo que es un poco mas largo de lo normal de los relatos de adictos, pero no importa por que vale la pena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pao: Hiciste un buen relato, le pusiste bastante imaginación y es muy loable tu manera de abordar el tema.
    Lástima que descuidaras la cuestión de los puntos, las comas y los tiempos.
    Ojalá y le dieras un repaso a tu escrito.
    Cariñosamente: Doña Ku

    ResponderEliminar
  6. Precioso relato Pao, desprende mucho sentimiento. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusto Pao la historia, creo que deberías prestar un poco de atención a los puntos comas, tienes un buen estilo pero creo que debes revisar un poco tu redacción por que hay detalles que hacen que la historia sea predecible

    ResponderEliminar
  8. Un poco triste. Pero, entonces, ¿sí era necesario?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo era porque su misión era terminar con el aquellare enemigo se podría decir que el centro de ese clan era su padre y era necesario matarlo porque aunque no lo hiciera él continuaria tratando de destruir al mundo.

      Eliminar
  9. Todo ha sido dicho. Se te ha desbarajustado un poco el texto y hacía difícil leer algunos cachos...
    PD: Soy Déborah F. Muñoz

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Te agradezco por dejar tu comentario me interesa lo que opines.